Pranayama y meditación | Satya Yoga - Escuela de Yoga en Oviedo
356
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-356,page-child,parent-pageid-232,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Pranayama y meditación

Pranayama

Según la concepción hindú, Prana es un principio universal: el principio universal de la fuerza vital del universo. Es energía indiferenciada, dinámica y vitalizante.

Todas las manifestaciones materiales poseen este principio dinámico actuante en ellas. Gracias a prana la materia se cohesiona, desde el simple átomo, hasta los organismos más complejos.
Otras manifestaciones del prana son la electricidad, el magnetismo, el movimiento y el pensamiento.
Gracias al prana es posible también la manifestación de la vida, y es por ello que los organismos necesitan de un flujo e incorporación constante de prana cuyas fuentes principales son el sol, el aire, los alimentos y el agua.
Como hemos dicho, prana significa también respiración, y hace alusión específicamente al flujo del prana desde, dentro, y hacia el organismo debido a la respiración.

La respiración es una de las principales fuentes de prana del organismo, y es a través de ella como incorporamos esa fuerza vital.
Es por ello que a través de la respiración es posible controlar los flujos de prana o energía vital de nuestro organismo.

Por lo tanto, a través del Pranayama, expandemos y ejercemos control sobre la entrada de Prana, obteniendo múltiples beneficios. Consciencia, y control mental como dos ejemplos de éstos.

pranayama-meditacion-oviedo

Meditación

La meditación es una práctica en la cual el individuo entrena la mente o induce un modo de conciencia, ya sea para conseguir algún beneficio o para reconocer mentalmente un contenido sin sentirse identificado/a con ese contenido, o como un fin en sí misma.

 

El término meditación se refiere a un amplio espectro de prácticas que incluyen técnicas diseñadas para promover la relajación, construir energía interna o fuerza de vida (, ki, chi, prāṇa, etc.) y desarrollar compasión, amor, paciencia, generosidad y perdón. Una forma particularmente ambiciosa de meditación tiene como fin conseguir sostener la concentración en un punto sin esfuerzo, enfocado a habilitar en su practicante un estado de bienestar en cualquier actividad de la vida.